“Honduras debe tener capacidad de producir sus propios alimentos para enfrentar esta pandemia y para el futuro” indica presidente Hernández

Tegucigalpa. El presidente Juan Orlando Hernández afirmó que “Honduras debe tener capacidad de producir sus propios alimentos para esta pandemia y para el futuro”, y advirtió que si no se mantiene activa la cadena alimentaria se podría enfrentar una situación difícil a finales de este año por los efectos del brote mundial de coronavirus.

Indico que “lo primero que hay que dejar establecido es que sin comida no hay vida y sin alimentos no podemos sostener la cuarentena en el caso de esta emergencia que estamos enfrentando”.

“Y lo que ha ocurrido en este momento en Honduras es que la gente, con el temor que hemos tenido de contagio y con las medidas restrictivas que hemos adoptado, tiene temor de ir a trabajar”, señaló.

Otros no permiten que ingresen los trabajadores a las zonas de cultivo o que ingresen los insumos que se necesitan para cultivar, “y ya está lloviendo, es momento de estar preparando la tierra”, apuntó.

Sin embargo, resaltó que “también Honduras le viene apostando desde hace unos años que tomamos como punto estratégico el asunto de la cadena alimenticia le apostamos a sistemas de riego y ahora también a montar estructuras protegidas tipo invernaderos o galeras de una especie de tela metálica, de plástico, que protege de lo que son plagas y enfermedades, y estamos dando esos saltos”.

Expresó que se ha ocupado asistencia técnica especializada, se requiere financiamiento especializado, y se requiere darle esperanza al productor, se requiere montar un esquema de procesamiento de alimento.

Empero, prosiguió Hernández, “¿qué es lo que ocurre en este momento?, y es que hemos estado 60 días donde prácticamente todo esto se ha interrumpido, y por mucho dinero que tengamos para los productores, los bancos no abren en algunos lugares, los alcaldes cierran las casas que venden insumos agrícolas y los vecinos no dejan pasar el insumo”.

“Pero la misma realidad la ha visto el mundo todos los sistemas logísticos de barcos, de aviones, se han interrumpido”, manifestó.

Según el mandatario, “lo que provoca eso, de acuerdo a la FAO, de acuerdo a Naciones Unidas, y otras instancias, incluso con don Roberto Argüello de la Universidad de Stanford, en la Florida, y que trabaja en Washington, me decía él que la situación es difícil, y entonces nos vamos a enfrentar a un final del año 2020 con una escasez de alimento muy importante”.

El gobernante advirtió que “si nosotros no activamos la cadena alimenticia en este momento con carácter de prioridad nacional, nos vamos a enfrentar a lo que usted decía hace un ratito: por un lado, la crisis de la pandemia, pero, por otro lado, la falta de alimento. Y si la gente no tiene comida en su casa, no vamos a poder sostenerla en la cuarentena”.

Explicó Hernández que para comprar el alimento (de la Operación Honduras Solidaria) que se está entregando por parte de cada soldado en cada casa, en las manos de la gente más necesitada, que son casi 1.200.000 familias, “aunque tuviéramos el dinero no le vamos a poder comprar si no existe o no está disponible”.

Mencionó que a los empleados se les está sosteniendo el sueldo, por parte de los empresarios y del Gobierno, “y los que están en suspenso, que les hemos logrado dar los recursos de hasta casi 6.000 lempiras y ahora viene otro apoyo para los que no habían estado en planilla, porque les queremos apoyar con algo para que subsistan, pero de nada va a servir ese dinero si no existen los alimentos”.

El mandatario expuso que “hablar de alimento no solamente es el productor, sino que es el que lo transporta, es el que lo procesa, es el que lo vende en un supermercado, en un mercado, en una pulpería”.

“Pero a lo largo de todo este proceso debe existir un mecanismo de bioseguridad que permita protección al trabajador y que permita también protección al consumidor”, puntualizó.

Lamentó que “hay varias cadenas que se están interrumpiendo”, y una es la cuestión del financiamiento, “pese a que hemos construido después de estudios, empezamos con FIRSA al inicio del Gobierno anterior. Lo fuimos puliendo, fuimos recogiendo el dinero y ahora tenemos 3.000 millones de lempiras para el siguiente programa que se llama Agrocrédito 8.7”.

Mencionó que otro problema que se ha encontrado, por ejemplo, es en Santa Rosa de Copán, donde hay una buena cantidad de productores listos para ir a recoger su dinero e ir a hacer el trámite, “pero por ordenanza municipal cerraron los bancos entonces, no hay manera”.

El problema, según el titular de Casa de Gobierno, es que “de muy poco sirve entonces que esté la banca, que estén los cooperativistas de ahorro y crédito, inclusive, cooperativas de producción listos, si no están abiertas las oficinas y no podemos mandar los técnicos que están asistiendo para promover este crédito si no los dejan entrar”.

Hernández recordó a los alcaldes, patronatos y comunidades que “sin comida no hay vida, y si la economía de la parte agroalimentaria, de la cadena alimenticia, no se activa, porque es una de las dos áreas que nos pueden hacer sostener el país en esta crisis, la agricultura o la cadena alimenticia, y también la industria de la construcción, sin eso, nosotros no tendremos dinero para darle transferencia a los alcaldes”.

Además, sin actividad en esos rubros “nosotros no tendríamos dinero para pagar a los miles de empleados que están en Salud, en Seguridad en Defensa, en Copeco, en Sinager, porque así como las empresas al estar cerradas no recogen recursos, así es el Estado: vive de los impuestos., manifestó el mandatario.

El presidente Hernández reafirmó que “no podemos dejar de reconocer que el alimento es esencial para la vida y, por otro lado, el otro tema importante de afinar aquí es que el productor debe utilizar estos recursos de la manera más honesta, de la manera más diligente porque, si no, el día de mañana van a decir otras generaciones: ‘ese fue un proyecto fallido’”.

También advirtió que “aquí no se vale volver a hablar de condonaciones, aquí no se vale volver a hablar de que alguien le va a ir a hacer un trámite para ir a sacarle un dinero a un grupo de productores”.

“Quiero decirle a los productores: no se dejen engañar por intermediarios que andan queriendo sacarles dinero por hacer un trámite a una cooperativa la cooperativa va a cobrar su tasa de intermediación, que es normal, así está la normativa, igual el banco”, expresó Hernández.

Manifestó que también se ha buscado un mecanismo para quienes “están en la Central de Riesgo, gente que viene luchando por muchos años, pero que cayó en Central de Riesgo, y entonces, lo que se ha encontrado es el mecanismo del bono directo en insumos agrícolas, y eso lo hemos hecho con más del 90 por ciento de los productores de café de Honduras”.

Hernández mencionó que “mientras estamos hablando ahorita se están desplegando en 15 departamentos del país, 222 municipios, miles de aldeas y caseríos, más de 500,000 sacos de fertilizante (del Bono Cafetalero) para que el cafetalero aproveche estas lluvias”.

Comentó que “con la lluvia la planta absorbe mejor los nutrientes del fertilizante, podemos tener una cosecha excelente. Eso trae divisas, dólares, al país y como el café es el rubro más democrático en Honduras, la gente allá en las fincas se va a ver altamente beneficiada y tenemos más de 116 técnicos que está supervisando esto, pero ellos también están promoviendo Agrocrédito para otro tipo de productos de la cadena alimenticia”.

“Necesitamos también que los bancos le presten más atención a este proyecto, y yo estoy pidiéndole al Banco Central y lo hemos hablado con el Directorio, lo hemos hablado con la Comisión de Bancos, que si vamos a incluir a la gran empresa en el fondo, con los fondos de garantía, que tenemos que hacerlo bajo una condición”.

Expresó que, aunque le van a criticar “los que son afines al libre mercado y todo lo demás, en este sentido la propuesta que se discutía con el diputado Mario Segura y con el presidente (Mauricio) Oliva recientemente es que, si le van a prestar con ese fondo de garantía a la gran empresa y porque el banco sabe que es un buen cliente, por ejemplo, 10 millones de lempiras, por decir una cantidad grande, exagerada, el equivalente al 10 por ciento como mínimo deben de otorgarlo en préstamos a productores del agro”.

La razón, explicó Hernández, es “porque, si no, sólo uno o dos bancos se dedican a atender a toda la parte de la cadena alimenticia y eso es una distorsión que tenemos que resolver”.

Finalmente, señaló que “aquí había un grupo de ‘coyotes’ también, a los que tuvimos que echarles todo el sistema de Inteligencia para desbaratarlos porque, si no, el perdedor era el productor y también el consumidor entonces, eso nos enseña que Honduras debe tener capacidad de producir sus propios alimentos para esta pandemia y para el futuro”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *