Honduras impulsa cultivos biofortificados para mejorar la nutrición de la población

Una estrategia para abordar la inseguridad alimentaria y las deficiencias nutricionales en la población, principalmente en niños menores de 5 años y mujeres en edad reproductiva, es la inclusión de alimentos biofortificados en la dieta alimenticia.

La biofortificación desarrolla nuevas variedades de cultivos básicos con altos niveles de vitaminas y minerales adicionales que las personas adquieren al consumir estos alimentos apropiadamente.

La Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), a través de la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria (DICTA), ha incursionado en el desarrollo de cultivos biofortificados en maíz y frijol.

Con el apoyo del programa  Agrosalud y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), se liberó en el 2010 la variedad de maíz sintético Olanchano 03, con contenido de los aminoácidos lisina y triptófano, importantes para la provisión de proteína al organismo humano y animal.  Actualmente y tras dos años de investigación, se han identificado las líneas de maíz con alto contenido de zinc S13-B02, S13-B03 y la S13-B04, próximas a ser liberadas.

En el cultivo de frijol y con el apoyo del Programa de Investigación de Frijol de la Universidad Zamorano, DICTA liberó en el 2016 la variedad Honduras Nutritivo fortalecido con hierro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *