Estados Unidos ha lanzado su más potente bomba no nuclear sobre el territorio afgano

El armamento, nombrado GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast Bomb (MOAB) y apodado por sus siglas por la prensa como «la madre de todas las bombas» (Mother Of All Bombs), fue lanzado desde una nave estadounidense a las 19 de este jueves, hora local, en la provincia de Nangarhar, cerca de la frontera con Pakistán.

«Al acumularse las pérdidas del ISIS, están usando búnkers y túneles para fortalecer su defensa», señaló el general John Nicholson, comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán. «Este es el tipo de munición adecuado para reducir los obstáculos y mantener la escalada de la ofensiva», destacó. El lanzamiento «hizo impacto contra un complejo de cavernas», detallaron las autoridades. Además, indicaron que el ataque fue diseñado minimizando el riesgo para los civiles afganos y los militares estadounidenses.

«La bomba MOAB pesa 10 toneladas y explota al llegar al suelo. El área de acción está en el orden de los cinco kilómetros. Es un elemento de medida para amedrentar al enemigo», explicó el mayor (R) Gabriel Blanco, experto en armas de destrucción masiva y ex inspector de la ONU en Irak, cuando se desarrolló el prototipo.

La «Madre de todas las Bombas»

Este artefacto tiene formalmente la denominación GBU-43/B, aunque se la llama «Madre de todas las Bombas», pesa poco más de nueve toneladas y fue desarrollada por el Laboratorio de Investigaciones de la Fuerza Aérea estadounidense.

El general John Nicholson, jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, dijo que la gigantesca bomba es «la munición adecuada para reducir los obstáculos y mantener el impulso de nuestra ofensiva» contra las fuerzas del Estado Islámico y Khorasan.

Poco más tarde, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que «era necesario quitarles el espacio operacional, y lo hemos hecho».

Hasta este jueves, esa bomba había estallado solamente en ensayos realizados por la Fuerza Aérea en 2003.

El pasado fin de semana un soldado estadounidense había resultado muerto en combates en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *