Muchos ataques y pocas propuestas marcaron debate presidencial en EE.UU.

Los debates presidenciales en Estados Unidos suelen ser instancias que ayudan a los candidatos a inclinar la balanza. Sin embargo, esta vez era distinto.

El segundo debate de cara a las elecciones del 8 de noviembre podía marcar un punto de no retorno para Donald Trump y, por ende, abrirle el camino rumbo a la Casa Blanca a Hillary Clinton.

Luego de que el viernes se publicara un video de 2005 en el que Trump hace comentarios obscenos sobre mujeres y presume de agredirlas sexualmente, el candidato republicano ha tenido las peores horas desde que lanzó su campaña presidencial.

Tal como era de esperarse, el citado video Trump fue mencionado en los primeros minutos del debate.

Después de varias repreguntas de parte de uno de los dos moderadores, Anderson Cooper, finalmente Trump negó haber hecho cualquiera de las cosas de las cuales alardea en el video, como besar y manosear a mujeres sin su consentimiento

El escándalo de los correos enviados por Hillary Clinton usando un servidor privado mientras fue secretaria de Estado es una de las controversias que persiguen a la candidata demócrata y, como era de esperarse, fue mencionado durante el segundo debate.

Al igual que había hecho en el primero, Clinton dijo que se hacía responsable de su error y que, después de investigar, el FBI descartó presentar cargos contra el

Desde el inicio de su campaña, el magnate de bienes raíces y candidato presidencial se niega a publicar sus declaraciones de impuestos, algo que no es obligatorio pero es una costumbre de transparencia en la política estadounidense.

Cooper le preguntó a Trump: «¿usaste la pérdida de us$916 millones para evitar pagar impuestos federales personales sobre la renta?». y el candidato respondió: «sí, por supuesta que lo hice»

En el debate presidencial, Trump desacreditó públicamente a Pence, exponiendo tensiones con su compañero de fórmula.

Un integrante del público le preguntó al republicano si, como había dicho Pence, Estados Unidos debería estar preparado para usar la fuerza contra objetivos militares del gobierno sirio.

«El y yo no hemos hablado y estoy en desacuerdo», dijo Trump

La última pregunta del debate fue también realizada por un integrante del público y resultó de lo más inusual: «¿Podrían decir algo bueno el uno del otro?».

Luego de las risas nerviosas del público, Clinton comenzó con su respuesta: «Respeto a sus hijos, son muy capaces y devotos, y eso dice mucho de Donald

Por su parte, Trump elogió que Clinton «no abandona, no se rinde. es una luchadora».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *