Segundo caso en España de ballena azul, el juego que conduce a los jóvenes al suicidio

La Policía Local de Palma ha detectado un nuevo caso del juego de la ballena azul en España, después de que la directora de un centro educativo les alertara de que una alumna menor de edad podría haberse iniciado en el juego, que induce a los participantes a acabar con su vida. Se trata del segundo caso conocido en España, aunque en países como Colombia, México, Brasil y Rusia ya hay varios suicidios de adolescentes vinculados a este fenómeno.

Según informan los medios locales, la investigación ya está en manos de la Policía Nacional. Se trataría de una adolescente de unos 13 o 14 años que presentaba cortes muy significativos en uno de sus antebrazos, aunque, de momento, debido a la edad de la víctima, ha trascendido muy poco información al respecto.

Un juego con 50 retos que conducen al suicidio

Los jóvenes, generalmente menores de edad, reciben mensajes en aplicaciones de telefonía o en perfiles de redes sociales para unirse a grupos cerrados y poder participar en el juego. Sin embargo, los coordinadores o líderes suelen actuar bajo seudónimos con perfiles falsos, por ello, son muy difíciles de identificar. Una vez captado, los adolescentes reciben una lista con 50 desafíos que deben cumplir.

Los retos van desde hacer un simple dibujo de una ballena en un papel hasta pasar la noche entera viendo películas de terror, aguantar 24 horas sin dormir, hacerse un agujero en la palma de la mano o dibujarse una ballena en el brazo con una cuchilla. El reto número 50, el último: suicidarse saltando al vacío desde un balcón.

Cada adolescente depende de una especie de cuidador, al que deben enviarle material gráfico para demostrar que están cumpliendo los retos y, así, poder pasar a la siguiente fase. Según los expertos, cuando los jóvenes deciden abandonar el juego reciben duras amenazas por parte de los administradores.

Segundo caso en España

Se trata del primer caso conocido en Palma y el segundo en España. Hace dos semanas, una joven, de 15 años, fue ingresada en la unidad psiquiátricade un centro hospitalario de Barcelona después de contactar con una persona a través de las redes sociales que le dio a conocer el juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *