67 bandas desarticuladas y 240 de sus integrantes detenidos en lo que va del año

img-20170425-wa0011

Sus actividades ilícitas las realizaban principalmente en los departamentos de Atlántida, Cortés, Francisco Morazán, Comayagua, Copán, Olancho y Choluteca.

Se les incautó droga, armas de grueso calibre, vehículos, dinero y pertrechos militares y policiales.

El Ocotal, F.M. Un total de 67 estructuras criminales desarticuladas y 240 de sus integrantes puestos a disposición de los tribunales de justicia, se registra de enero a abril del presente año, producto de la operatividad de la Policía Nacional junto a las instituciones que conforman la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).

Esto representa un aumento del 39 por ciento en los resultados operativos en comparación al mismo lapso del 2016, en el que se detuvieron a 129 integrantes de 41 bandas criminales.

Entre las actividades delictivas a las que se dedicaban las bandas desarticuladas se encuentran la extorsión, homicidio, sicariato, robo, secuestro, distribución de drogas, tráfico de armas y lavado de activos. Al sacarlas de circulación se reduce la incidencia de muertes violentas en Honduras.

La mayoría de las capturas ocurridas, se registraron en los departamentos de Atlántida, Cortés, Francisco Morazán, Comayagua, Copán, Olancho y Choluteca, lugares con mayor concentración poblacional y en menor escala en Gracias a Dios, La Paz, Santa Bárbara, Lempira, Yoro e Islas de la Bahía.

Marzo registró el mayor número de detenciones.
Según la estadística que maneja la Dirección de Inteligencia Policial (Dipol), en enero se desarticularon 19 bandas compuestas por unos 64 integrantes en febrero 14 y se detuvieron 55 personas marzo contabilizó el mayor número de aprehensiones con 102 personas pertenecientes a 28 estructuras delictivas y hasta el 20 de abril van seis estructuras desarticuladas y 19 detenidos.

Análisis de la Policía Nacional indican que algunas de estas bandas surgieron como segregación de asociaciones ilícitas como la MS-13 y pandilla 18, adoptando las mismas modalidades de actuación y diseminándose en casi todo el territorio nacional.

En base a las investigaciones, se ha logrado identificar tres grupos criminales que ejecutan actividades parecidas a las maras y pandillas denominados “El Combo que no se Deja”, “Los Chirizos y “Los Benjamín”, que han generado disputas territoriales reflejadas en homicidios en las principales ciudades del país. Un buen número de sus integrantes guardan ya prisión en centros penitenciarios.

Otras bandas delictivas operan de forma local cometiendo delitos como robo a personas, vehículos repartidores, negocios y ganado mayor. Son incluso utilizadas por el crimen organizado para la distribución de droga en menor escala o para el tráfico ilícito de personas.

Muchas de ellas son conformadas por núcleos familiares que adoptan sus apellidos con los que son conocidas en el mundo criminal, como es el caso de las bandas de:
• Los Gómez
• Carlos Rivas
• Los Andrade
• Los Castillos
• Los Mazariegos
• Los Padilla Flores
• Los Lobos
• Los Samueles, entre otros.

Del total de las bandas capturadas en los primeros 100 días del año, al menos nueve de ellas fue en cumplimiento a órdenes de captura emitidas por los diferentes tribunales de justicia del país.

_Evidencia decomisada.
Junto a la detención de miembros de estas agrupaciones delictivas se logró incautar durante las operaciones policiales, una considerable cantidad de armas de fuego, droga y dinero producto de las actividades ilícitas.

Unas 88 armas de diferentes calibres, entre ellas armas de uso prohibido como ametralladoras y sub ametralladoras, fueron sacadas de circulación con lo que se limita la posibilidad de ser utilizadas para cometer delitos contra la vida y la integridad física de las personas.

Varias de las bandas desarticuladas incluían en su repertorio delictivo la distribución de droga en menor escala o narcomenudeo, por lo que durante su captura fueron incautados cerca de 1,734 kilos y 51 plantas de marihuana, 821 kilos de cocaína, 892 piedras y 787 blíster de crack.

Un total de 1,936 teléfonos celulares, ocho motocicletas, 10 bombas lacrimógenas, ocho vehículos y 133,891 lempiras provenientes de las actividades ilícitas, forman parte de los bienes decomisados.

Los golpes sistemáticos a las estructuras criminales que operan en el país y la incautación de sus recursos por parte de las instituciones de seguridad del Estado, posibilita una disminución en la incidencia delictiva en Honduras, sobre todo en el tema de homicidios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *