Ante simultaneidad de crisis es pertinente atender lo estratégico

Para el secretario ejecutivo del Foro Nacional de Convergencia (FONAC), Omar Edgardo Rivera Pacheco, las nuevas autoridades estatales encabezadas por la presidenta electa Xiomara Castro de Zelaya, deben focalizar su accionar en enfrentar problemas ancestrales que por décadas no pudieron ser resueltos por los gobiernos de turno, entre los que destacan la elevada pobreza, la baja escolaridad, los ineficientes servicios públicos, la vulnerabilidad ambiental, la sistemática corrupción y la endeble institucionalidad estatal.
“En la última década, estos problemas se han acentuado por la crisis política generada por el golpe de Estado del 2009 y la conflictiva reelección presidencial del 2017 del mismo modo, recientemente, las secuelas negativas de la pandemia de la COVID-19, y las tormentas tropicales Eta e Iota, han propiciado una simultaneidad de crisis que, por resignación o estoicismo, ya hace callosidad en la población” expresó.Del mismo modo, Rivera Pacheco, señaló que, “afrontar estos desafíos requiere el concurso de todos los hondureños provenientes de los más variados segmentos poblacionales, de todas las regiones del país y de los diferentes partidos políticos es monumental el reto de plantarse ante una multicrisis ya añeja y que, en muchos casos y sectores, aparece como en un callejón sin salida”.“En primer lugar, es indispensable colocar dinero en los bolsillos de la gente más pobre, incorporando a las familias en condición de miseria a programas sociales que otorgan transferencias monetarias, generando empleos a través del fomento a la inversión nacional y extranjera y apoyando a los microemprendedores con capital semilla y asistencia técnica” propuso.El dirigente de la sociedad civil propuso que el nuevo gobierno “enfrente la nueva normalidad en el sistema educativo apostándole de inmediato a solventar las dificultades que no permitieron la presencialidad en los últimos dos años, vacunando a la totalidad a docentes y educandos, reconstruyendo los centros educativos destruidos por las tormentas tropicales Eta e Iota, y dotando de agua potable a los 5 mil 600 planteles que no la tienen además, se vuelve un imperativo categórico democratizar el acceso a conectividad y poner a la disposición de los docentes y educandos dispositivos electrónicos como ser computadoras portátiles, tablets, teléfonos inteligentes”.Por otro lado, el titular del FONAC, expresó que se constituye en un importante reto rediseñar el sistema de salud pública, mismo que mostró sus ancestrales falencias a lo largo de la crisis provocada por la COVID-19 “es impostergable fortalecer la red de atención primaria de salud y articular de mejor forma la oferta de servicio de salud que presta la Secretaría de Salud, el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y el sector privado, a fin de garantizar servicios de calidad y calidez para la población, muy especialmente para los más pobres y vulnerables. En el corto plazo, es necesario masificar la vacunación contra la COVID-19, y velar por el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad” precisó.“La seguridad, otro servicio clave para garantizar el goce de derechos de los ciudadanos y atraer la inversión, debe ser atendida con especial esmero, especialmente ahora que se ven algunas señales de revertir la tendencia a la baja en la tasa de homicidios que en la última década se generó se debe robustecer la inteligencia e investigación criminal, asegurarse de no perder la gobernabilidad en el sistema penitenciario, prevenir la violencia, combatir la impunidad y mejorar la coordinación institucional entre el Ministerio Público y Policía Nacional” planteó.“Otro asunto a incluir en la agenda gubernamental es darle seguimiento al proceso de reconstrucción de obras de protección a la región del Valle de Sula, luego del paso de Eta e Iota, rehabilitando bordos y canales, dragando los ríos Chamelecón y Ulúa, y construyendo las represas de Jicatuyo, el Tablón y los Llanitos de la misma manera, diseñando un plan de manejo de las cuencas hidrográficas y de reforestación, implementando planes de ordenamiento territorial para la gestión del riesgo y de esta manera reducir el impacto negativo de los desastres naturales” indicó.Igualmente, Omar Rivera, destacó la necesidad de llevar a cabo acciones contra la corrupción y la impunidad, y para ello recomendó planteó “delinear y ejecutar políticas públicas que promuevan la transparencia, rendición de cuentas y eficiencia en la gestión gubernamental fortalecer los entes contralores del estado y operadores de justicia y garantizar que exista, por parte de las autoridades gubernamentales, apertura a la participación ciudadana y clima habilitante para la veeduría social e incidencia política”.Finalmente, Rivera instó a la nueva administración gubernamental a “fortalecer la débil institucionalidad del país blindándola de cualquier influencia política partidaria o de grupos de poder económico, que la alejen del cumplimiento de su mandato legal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *