“Autopropuestas, polígrafo, pruebas de confianza y audiencias públicas ¿Qué más se puede hacer para elegir al nuevo TSC?” dice diputado Mario Perez

El  secretario del Congreso Nacional y presidente de la comisión especial multipartidaria, recalcó que el proceso para la elección de los nuevos magistrados del Tribunal Superior de Cuentas (TSC), fue transparente y para su selección se utilizó un procedimiento que ni siquiera está establecido en la ley.

Sobre la posición de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), respecto a la elección de los nuevos magistrados del organismo contralor, consideró que la labor de acompañamiento que ellos pueden hacer en temas legislativos, puede ser muy valiosa para el Congreso Nacional.

Sin embargo, en el tema de la elección de los nuevos magistrados del TSC, «hay que dejar bien claro algo, no hay ninguna ley que diga cómo debe ser el procedimiento a diferencia de la selección de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia donde existe una ley especial y la misma Constitución establece que debe haber una junta nominadora que los propone etcétera, en el caso del Tribunal Superior de Cuentas, no existe ninguna ley».

Refirió que los nuevos magistrados del TSC se pudieron haber electo concediéndole la palabra un diputado, levantando la mano, presentando una moción y aprobándola, pero a pesar de que no hay ninguna ley que regula el procedimiento el Congreso Nacional montó todo un esquema que permitió primero que se postularan todos los que quisieran, cualquier ciudadano hondureño que cumpliera los requisitos legales y en ese sentido, más de 100 profesionales se presentaron al llamamiento que hizo el Poder Legislativo en su momento.

Agregó que después eso, los miembros de la comisión multipartidaria hicieron una evaluación de los currículos, experiencia laboral, idoneidad para el cargo y ese trabajo fue ratificado con las audiencias públicas que se realizaron en la que se pudo ver a hondureños con mucha experiencia y grandes capacidades para ese cargo, con doctorados, maestrías, catedráticos universitarios, auditores de más de 25 años de experiencia.

«Sumado a ello, cuándo se habían hecho pruebas de confianza para magistrados del Tribunal Superior de Cuentas, nunca, y esas personas fueron al polígrafo, se les hizo exámenes de consumo de diferentes drogas y bueno después de todo ese proceso se envió a decisión del pleno, entonces no sé qué otro procedimiento podría ser más transparente, público, más abierto y más democrático», se preguntó.

Apuntó que las pruebas de confianza no se pueden publicar porque eso afectaría la carrera profesional de los que se sometieron a las mismas, pero aseguró que los tres candidatos que resultaron electos si aprobaron esas pruebas de confianza.

Recalcó que en este momento lo que establece la Constitución, es que los magistrados del TSC los elige el Congreso Nacional con al menos 86 votos, pero en este caso los candidatos electos recibieron más de 100 votos y de las 14 miembros de la comisión multipartidaria 13 votaron a favor de la nómina y solo hubo una diputada que votó en contra y al final el dictamen lo firmaron todos.

Pérez consideró que si cabe reformar la Constitución para que el TSC no solo audite lo que ya se gastó sino que audite lo que se va a gastar y lo que se está gastando, es decir que las auditorías no solo sean a posteriori a fin de tener una política preventiva para el buen uso de los recursos públicos y eso es algo en lo que deberían ponerse a trabajar los partidos políticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *