Comisión Depuradora de Policía apuesta por bajar homicidios a 35 por 100.00 habitantes

Tegucigalpa. Incorporar 2.500 policías para llegar a 19.000 y reducir la tasa de homicidios a 35 por cada 100.000 habitantes son algunas metas para 2019 que la Comisión Depuradora de la Policía Nacional le presentó hoy al presidente Juan Orlando Hernández.

La Comisión ha cancelado a 5.521 policías por distintas razones en sus 31 meses de trabajo, según el informe presentado al mandatario en una extensa reunión de trabajo en Casa de Gobierno, en la que participaron el ministro de Seguridad, Julián Pacheco, y los miembros de ese órgano, Vilma Morales, Omar Rivera, Carlos Hernández y German Leitzelar.

“Hemos estado replanteando nuestro plan de trabajo para este año (2019)”, dijo Pacheco.

Detalló que se está trabajando para llegar a 19.000 policías en este año, pues –indicó- “estamos en estos momentos en 16.500, cumpliendo con la meta que es la propuesta de nuestro plan estratégico.

“En el 2018 hubo muchos logros en el tema de la investigación criminal, se potenció la Dirección Policial de Investigación (DPI), Didadpol (Dirección de Asuntos Disciplinarios de la Policía), las Fuerzas Especiales, se mejoró la infraestructura de la Policía, entre otros”, indicó.

Asimismo, Pacheco anunció la construcción de sedes policiales en La Mosquitia, Catacamas, dos en Tegucigalpa, una en Gracias (Lempira) y en Siguetepeque.

Además, anunció que para este año el objetivo es rebajar a 35 la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes.

El miembro de la Comisión de Depuración y dirigente de la sociedad civil, Omar Rivera, detalló que en el informe presentado al mandatario se destacó que en los 31 meses de labor de ese órgano se incorporaron 9.823 nuevos agentes y oficiales en el marco del nuevo modelo educativo de la Policía Nacional.

Rivera añadió que le plantearon al titular del Ejecutivo la reforma del sistema educativo, la transformación del Instituto Técnico Policial ubicado en La Paz y los planes que hay para mejorar la Academia Nacional de Policía en el marco de un nuevo préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Aquí no solo se trata de sacar las manzanas podridas de la Policía, sino que también se trata de formar la nueva generación”, dijo Rivera.

Asimismo, se le notificó al gobernante sobre el plan que se está ejecutando por instrucciones de él (presidente Hernández) para seguir fortaleciendo la Policía.

Rivera anunció que los 2.500 miembros que van a ser incorporados este año a la Policía se formarán bajo una nueva currícula educativa con la intención de que puedan fortalecer las distintas unidades policiales.

Rivera también añadió que para 2019 lo más importante será consolidar la reforma policial, es decir, garantizar que existen condiciones para darle sostenibilidad a los cambios que hay en materia de educación policial y en investigación criminal.

Además, en materia de diseños estratégicos de las distintas operaciones que permiten contribuir a reducir las altas tasas de homicidio, desmantelar las redes criminales y las bandas delincuenciales.

Pero también -dijo- “vamos a continuar perfeccionando la capacidad del Estado de poder contribuir a revertir la impunidad y eso tiene que ver con invertir más  en la investigación criminal”.

Una apuesta importante -indicó Rivera- es que se tengan policías lo suficientemente adiestrados como para poder colaborar con otros operadores de justicia para la judicialización de los casos.

“Creo que se ha reducido la tasa de homicidios y es importante, pero de frente a futuro necesitamos contribuir a que se reduzca también la tasa de impunidad que tanto daño le ha hecho al país”, expresó.

Rivera consideró que “no hay duda que reducir la tasa de homicidios de 90 por cada 100.000 habitantes a 40 homicidios, que es lo que se ha hecho en los últimos cinco años, es algo histórico y digno de valorar”.

Sin embargo -insistió- “necesitamos dar todavía ese paso de colocar las cifras de tasa de muertes violentas a nivel de los promedios de América Latina y del mundo”.

Pero -añadió- para eso se necesita no solo continuar reprimiendo el delito, sino invertir más en programas integrales de prevención de la violencia, fomentar la resolución pacífica de los conflictos en las comunidades, aumentar la capacidad de investigación criminal y el control de armas en el marco de la nueva ley que fue aprobada recientemente por el Congreso Nacional.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *