300 mil lempiras de prima y 25 mil mensuales piden extorsionadores al instituto Modelo

Tegucigalpa El dueño del Instituto Modelo de la capital hondureña, Carlenton Corrales, denunció que cerraron temporalmente operaciones porque grupos extorsionadores piden 300 mil lempiras de prima y mensualidades de 25 mil para dejarlos seguir con sus funciones normales.

Los antisociales han amenazado con quemar unidades del transporte público del legendario centro de educación media.

“Estamos agraviados y molestos por esta situación que se nos ha presentado, pero creemos que se puede superar. Suspendimos las clases por una semana, en parte también porque teníamos un problema de abastecimiento de agua, pero más que todo para lograr que los ánimos se calmaran y darle tiempo a los organismos del Estado, específicamente a la Fuerza Nacional Antiextorsión y a la Policía Nacional”, señaló.

Consultado sobre las vías que utilizaron los extorsionistas, Corrales relató que, la primera, fue mediante notas que dejaron tiradas en las instalaciones de la institución ubicada en la colonia Nueva Esperanza de Tegucigalpa la segunda fue por llamadas telefónicas en las que solicitan 300 mil lempiras de prima y 25 mil mensuales.

“Desde luego que esta gente está totalmente fuera de la realidad porque el Instituto Modelo no tiene esta capacidad ni remotamente de hacerlo. Siguiendo instrucciones del Consejo Antiextorsión dijimos que estábamos dispuesto a negociar, pero no se ha logrado nada de esto”, refirió.

Corrales, pese a las adversidades, dijo que las clases se reanudan el lunes, aunque aceptó que los padres de familia estén nerviosos por la situación que atraviesa el centro educativo capitalino.

Denunció que los supuestos miembros de pandillas amenazan con quemar las unidades del transporte de la institución educativa.

“Creemos que todo el país está viviendo esta crisis, hay que darle el espacio a las autoridades del Estado, creemos que los padres reciben un excelente servicio por parte del Instituto Modelo, con trasladar sus hijos a otro centro educativo no creo que ganen mucho. Yo les pediría a los padres de familia que nos acompañen en estos momentos difíciles, las autoridades de la Modelo estamos poniendo atención a la problemática y lo que queremos es que la institución sobreviva”, indicó.

El propietario del Instituto Modelo concluyó que no reciben ninguna subvención del Estado en vista que están constituidos como una empresa privada.

Puntualizó que las máximas autoridades de Fusina se han comprometido para brindarles seguridad y así garantizar el normal funcionamiento del centro de enseñanza. “No hay que ceder a la delincuencia porque si no vamos a quedar todos recluidos en el baño, hay que enfrentarlo como un problema real, no ocultamos que es una situación terrible, pero debemos enfrentarla”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *