Incineran pólvora decomisada en mercado de Comayagüela

Las autoridades del Juzgado de Policía de la Alcaldía del Distrito Central y el Cuerpo de Bomberos convirtieron en cenizas los 150 mil lempiras en pólvora que fueron decomisados la tarde del pasado domingo, en un puesto de ventas del mercado Lagos Galindo, de Comayagüela.

Este es el primer decomiso que se ejecuta en la capital en el marco de la campaña de concientización “Navidad sin Pólvora” que impulsan varias instituciones lideradas por la municipalidad, con el objetivo de prevenir que resulten personas quemadas en las fiestas navideñas y de fin de año.

Durante un operativo realizado por la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) en el centro de ventas popular, los efectivos dieron con el negocio donde estaban vendiendo los productos de alto poder explosivo, mismos que al ser incautados, de inmediato fueron trasladados a las instalaciones de la antigua Penitenciaría Central (PC), en el barrio La Hoya, de Tegucigalpa.

En este lugar los recibió el personal del Departamento Municipal de Justicia, que cuantificó el decomiso en una cantidad que anda por alrededor de los 150 mil lempiras, informó Marvin Cruz, en representación de la dependencia de la comuna.

Detalló que entre lo decomisado hay cohetes conocidos como morteros, cebollas, triángulos y otros de alta peligrosidad por su enorme capacidad de explosión denominados “mata suegras”.

“Lo que llama la atención es que se encontró un tipo de pólvora que se conoce como mata suegras”, manifestó con asombro el entrevistado, quien añadió que los operativos de decomiso se irán intensificando en la medida que se acerquen las celebraciones de Navidad y Año Nuevo.

Indicó que los artilugios fueron traslados en las primeras horas del lunes hacia el relleno sanitario, en la carretera al departamento de Olancho, donde fueron incinerados en su totalidad para que no vayan a parar de nuevo a las manos de gente que podría hacer uso de ellos.

Los inspectores de Juzgado de Policía realizan trabajos de seguimiento para identificar a las personas que están comercializando estos materiales explosivos, tanto en los mercados como en los barrios y colonias, para proceder al decomiso del producto y aplicar las multas que correspondan.

La sanción económica para los vendedores es de cinco mil a 60 mil lempiras mientras que para los padres de familia o tutores que les provean petardos a los niños la multa es de mil a cinco mil lempiras, sin menoscabo de un trabajo comunitario que deberán efectuar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *