Junta Interventora: Reformas a ley del RNP permitirán blindar y limpiar base de datos

Los 13 artículos a reformar en la ley del Registro Nacional de las Personas (RNP) permitirán blindar y limpiar la base de datos, así como la emisión de una nueva tarjeta de identidad.

Así lo informó Oscar Rivera, miembro de la Junta Interventora del RNP, tras señalar que “le hemos pedido al Congreso Nacional que le dé seguimiento esa iniciativa a fin beneficiar al pueblo hondureño y para tener un censo funcional.
Lo fundamental en esas reformas son las recomendaciones formuladas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para bajar los tiempos de inscripción de nacimientos y defunciones, afirmó.
Se asegurará un mecanismo más funcional y confiable para que el pueblo pueda inscribir sus nacimientos y defunciones en un menor tiempo, señaló.
Asimismo, se busca una reforma que permitirá las herramientas técnicas para que se puedan resolver las inconsistencias que registra la base de datos en la actualidad, detalló el funcionario.
De esa manera, el “Congreso nos dará las herramientas que nos permitirán desarrollar un nuevo proceso para la elaboración de una nueva tarjeta de identidad, con un respaldo legal”, agregó Rivera.
Pilares
“También, le estamos solicitando al Congreso que se crea una nube donde alojar la información de la hondureñidad en general, también con un respaldo nacional”, afirmó.
Lo anterior es para que se garantice el manejo confiable de toda la información, señaló.
“Son los pilares que estamos solicitando a la Cámara, para poder desarrollar la herramienta que le podrá transmitir al pueblo la estabilidad política y seguridad registral de toda la ciudadanía en general, expresó.
Se han encontrado una diversidad de inconsistencias en la base de datos, uno de ellos, es el tema de los fallecidos que todavía aparecen en el censo, reconoció el funcionario.
“Lo anterior genera una distorsión, no sólo a los registros de país, sino que afecta a la estabilidad nacional”, señaló.
Otro de los errores que muestra la base de datos de los registros civiles es que para el caso, el nombre Carlos de una persona aparece con “C” y en otras ocasiones con “K”, pero al final es el mismo ciudadano. Unas faltas son de forma y otras de fondo, reveló.
“Hay fallas en los nombres de los padres e hijos, así como en los acentos, en las letras y entre todos suman más de 1.6 millones de errores”, concluyó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *