OIM propicia red transfronteriza y fortalece instituciones de Triángulo Norte de Centroamérica

La Unión.- El Organismo de las Naciones Unidas para la Migración (OIM) propició la creación de la Red de Articulación Transfronteriza Guatemala-Honduras, que garantizará una respuesta adecuada a los procesos migratorios en el Puesto Fronterizo Integrado Corinto, y aportó a la generación de un espacio de cooperación binacional entre El Salvador y Honduras que pueda identificar y referir casos de migrantes vulnerables a la Trata de personas.

Las dinámicas de movilidad humana en Corinto demandan mejorar la asistencia humanitaria, los servicios legales, la atención médica y psicosocial, la profesionalización del personal a cargo y la generación de datos estadísticos que aporten la toma de decisiones a las autoridades de ambos países, señala el acta de creación de la Red de Articulación Transfronteriza Guatemala-Honduras. Por ello, las instituciones participantes integraron un Comité Técnico Rector y elaboraron un plan de trabajo anual que contempla actividades como jornadas de documentación para la ciudadanía hondureña que reside en comunidades fronterizas de Guatemala, creación de un protocolo de coordinación interinstitucional entre los países y sistemas de datos, así como capacitación al funcionariado público, entre otras.

En tanto, el espacio denominado Red de Protección a Personas Migrantes en Condiciones de Vulnerabilidad en la Región Sur de Honduras y del departamento de La Unión de El Salvador fue la plataforma que reunió a 32 instituciones de ambos países para establecer mecanismos que permitan prevenir y combatir la Trata de Personas.  Entre las acciones llevadas a cabo, destaca la validación de un flujograma para referenciar posibles casos tanto a nivel local como binacional. De igual manera, se generó un diagnóstico y mapeo de la situación en la frontera El Amatillo.  Este logro se registró durante la última reunión transfronteriza, organizada recientemente por la OIM y la Mesa Departamental sobre Migración de Izabal, donde se revisaron los avances en materia migratoria, las herramientas internacionales con las que se cuentan y la situación de los derechos humanos de los grupos en movimiento que enfrentan vulnerabilidades particulares.

Con estos encuentros, se aporta al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en especial al ODS 8 que busca poner fin a las formas modernas de esclavitud y la trata de seres humanos y al ODS 17 que pretende establecer alianzas eficaces y con objetivos concretos en los países en desarrollo a fin de apoyar los planes nacionales orientados a aplicar todos los ODS mediante la cooperación Sur-Sur.

Estas actividades se dan en el marco del Programa Mesoamérica de la OIM, financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *