Practica profesional en psicología, una mano solidaria que se aproxima al doliente en Ciencias Forenses.

Estudiantes de último año de la carrera de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en la actualidad tienen a disposición de los dolientes y demás víctimas de la violencia sus conocimientos, lo cual se traduce en un servicio con compromiso y solidaridad para apoyar en medio de la crisis a los ciudadanos y ciudadanas que requieren de los servicios de Ciencias Forenses.

En total nueve son los estudiantes que hacen su práctica profesional en el Ministerio Público, de éstos, cuatro damas a diario se entrevistan con quienes el infortunio los lleva al servicio de Patología Forense, las próximas sicólogas hacen su trabajo en la dimensión del absoluto respeto a los derechos humanos, con un enfoque científico sin perder los valores propios de una atención de calidad.

Es así que Keyla Molina, Yesica Ramos, Elia Benegas y  Lidia Berrios viven en el campo la experiencia de dar lo mejor de sí a sus compatriotas, experiencia que no resulta fácil cuando de entender el dolor humano se trata, pero que, es sin duda para lo cual están formadas estas hondureñas que además dan seguimiento a los casos con la supervisión de los profesionales que laboran en el departamento de Salud Mental del Centro de Ciencias Forenses y por supuesto de la Dirección General de Medicina Forense.

Las estudiantes, de esta manera, brindan intervención en crisis en primera instancia, con el objetivo de ayudar a los familiares que solicitan los servicios forenses durante el proceso de crisis y lograr una estabilidad emocional durante el doloroso proceso de reconocimiento e identificación de sus parientes fallecidos, su retiro de los servicios de Patología y demás trámites propios de esos momentos de tensión y angustia.

La Doctora Eterlinda López  Jefa del Departamento de Patología informó que, la práctica profesional de las estudiantes,   es un ejercicio de colaboración entre la UNAH y  Medicina Forense, con el objetivo de mejorar la calidad de atención a los familiares y victimas que acuden a ser atendidos por los encargados de sala de dolientes.

“Buscamos dar una atención digna y evitar la re victimización, es el fin primordial, tomando en cuenta que cada persona que acude  a esta dependencia ha sufrido algún trauma o una pérdida irreparable” concluyó la profesional de la medicina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *