Unas 84 familias albergadas por frente frío


Con el fin de resguardar vidas la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) albergó unas 84 familias en Cuyamel, Cortés, y a la vez se efectuaron múltiples atenciones en diferentes zonas del país que han sido afectadas por el paso de un frente frío.


La acción preventiva se desarrolló en el marco de la ALERTA AMARILLAdecretada por 24 HORAS para los departamentos de CORTÉS, ALTÁNTIDA, COLÓN, YORO e ISLAS DE LA BAHÍA

La alerta fue decretada la tarde de este domingo 8 de enero y también señala que el departamento de GRACIAS A DIOS se mantiene bajo la ALERTA VERDE que fue declarada por 48 horas la tarde del sábado 7 de enero.

De acuerdo a los registros del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional de Copeco (COEN) unas 364 personas fueron afectadas por las lluvias que ha dejado este fenómeno.

La mayor parte de las incidencias se suscitaron en Omoa, Cuyamel, Tela, El Progreso, Taulabé, El Porvenir y Roatán

Lamentablemente se reportó el fallecimiento por sumersión en faena de pesca de Edy Appenzeller de 49 años en Omoa, Cortés, además se registró el desaparecimiento en Roatán de la ciudadana canadiense, Maurene Patricia Lalonde.

Resumen de incidencias

Personas afectadas
364
Familias albergadas
84
Personas fallecidas
1
Personas desaparecidas
1
Viviendas dañadas
7
Viviendas inundadas
4
Líneas afectadas
3


Prevención

Copeco recuerda a la población que deben adoptar las medidas de prevención necesarias para evitar la pérdida de vidas humanas.



A las capitanías de puerto se les recuerda que deben restringir la salida de embarcaciones de mediano y bajo calado tanto de tierra firme como a las Islas de la Bahía y toda la línea costera, ya que de acuerdo al Centro de Estudios Atmosféricos y Oceanográficos (Cenaos), el oleaje alcanzará entre 9 y 11 pies de altura.

Los Comités de Emergencia Local y Municipal deben estar al pendiente de los árboles y rótulos de gran altura por vientos racheados.

La ciudadanía debe tomar medidas de precaución:

Permanecer vigilante de zonas propensas a inundaciones y deslizamientos, particularmente, monitorear los ríos y quebradas que nacen en la zona de influencia.

Limpiar canales, cunetas, tragantes y desagües, con el fin de evitar inundaciones.

Podar árboles, asegurar techos y otros objetos que pudieran desprenderse a consecuencia de fuertes vientos.

Debido al viento, también se debe revisar las instalaciones eléctricas externas, que tengan pegues correctos y el correcto material aislante, con el fin de evitar descargas o corto circuitos.

Usar abrigos y proteger a adultos mayores, menores y personas discapacitadas, cuando se presenten bajas temperaturas.

Restringir la circulación en carreteras interurbanas entre las seis de la noche y las seis de la mañana, porque la falta de visibilidad puede imposibilitar percatarse de daños en los caminos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *