Viejos penales de Santa Bárbara y San Pedro Sula serán cerrados

La profunda reforma al sistema penitenciario incluye la histórica medida de cerrar los viejos penales de Santa Bárbara y de San Pedro Sula.

La medida ha sido anunciada por el presidente de la República, Juan Orlando Hernández, desde la ciudad de Nueva York, a donde viajó para participar en la 71° Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Desde inicios de Gobierno, el mandatario ordenó la construcción de nuevos centros penales en Naco, Cortés en Ilama, Santa Bárbara en Morocelí, El Paraíso y en El Porvenir, Francisco Morazán.

Estos nuevos centros penales se han construido con rigurosidad, con apego a normas internacionales para la privación de libertad de personas. En el caso de los centros penales de Naco e Ilama, se construyeron “pozos” o celdas de aislamiento para reos de alta peligrosidad, siempre con apego al manual de procedimientos aprobado por la ONU.

Hernández indicó que los primeros 37 reos han sido trasladados al penal de Santa Bárbara, donde desde ayer permanecen aislados en celdas para una sola persona, con derecho de tomar sol una hora al día, sin comunicación entre ellos y sin derecho a llamadas desde cabinas telefónicas.

Además, para estos reos de alta peligrosidad se han suspendido de forma indefinida las visitas conyugales, de parientes y amigos, ya que los órganos de seguridad del Estado descubrieron que a través de ellas enviaban órdenes con mensajes codificados para que se cometieran actos criminales, atentados y masacres

Los reos del viejo penal de San Pedro Sula serán trasladados al nuevo centro penal de Naco, el cual tiene capacidad para más de 2,000 reclusos y también estará provisto de celdas de aislamiento.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *