Realizarán estudio para determinar asociación de virus de zika en mujeres embarazadas y microcefalia en sus bebés

El Instituto de Enfermedades Infecciosas y Parasitología Antonio Vidal coordina un estudio que tiene como objetivos determinar la frecuencia de infección de virus de zika en una muestra de mujeres embarazadas y su asociación con casos de microcefalia en los bebés.

Jackeline Alger, parasitóloga del Departamento de Laboratorios Clínicos del Hospital Escuela Universitario (HEU), coordina a su vez los esfuerzos de un equipo integrado por recurso humano de este centro asistencial, entre ellos Carolina Bustillo, Jefa de Gineco-obstetricia, y Mario Castillo, pediatra neonatólogo de la Sala de Neonatología.

El estudio inició en julio de 2016 y se extenderá por dos años hasta junio de 2018 además, se realizará con una muestra de dos mil mujeres embarazadas atendidas en su primera consulta prenatal en el Centro de Salud Alonso Suazo de Tegucigalpa.

Seguimiento

De acuerdo con Bustillo, el estudio capta mujeres en su primera consulta prenatal a las cuales se les solicita su consentimiento para ser parte del mismo. A ellas se les da seguimiento hasta el nacimiento de sus bebés, pero durante el embarazo se solicita información sobre el proceso de gestación y otra relevante al estudio.

En el control prenatal se recogerá información de mujeres con diagnóstico de zika y otras sin la enfermedad, así como bebés con microcefalia y otros en condiciones de salud normales.

Resultados

“Este estudio tiene un diseño para que el análisis estadístico muestre el grado de asociación, dependiendo de cuántos niños que tienen microcefalia estén relacionados o no con una infección de virus de zika en el embarazo”, explicó Alger.

Además, la investigadora señaló que los resultados podrían tener impacto en materia de salud pública y asistencial que sería utilizada por los departamentos en dar una mejor atención.

El pediatra neonatólogo Mario Castillo amplió que en el examen a los recién nacidos, cuyo alumbramiento será el desenlace en la recogida de información, se debe ser “muy precisos en la medición del perímetro cefálico y no solo detectar microcefalia sino otras malformaciones asociadas”.

Recursos, ética y actualización

Los investigadores destacaron que el diseño del estudio es factible y viable y fue aprobado por los Comités de Ética de Investigación de la Universidad de Tulane y de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

“Luego tenemos que ver cómo va evolucionando la enfermedad, porque hay mucha información nueva todos los días sobre ella y sobre el virus”, puntualizó Alger.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *