Una atención para la mejor calidad de vida del paciente con VIH/SIDA

fb_img_1481122011350
El Centro de Atención Integral (CAI) del Hospital Escuela Universitario (HEU) atiende a cerca de 900 pacientes diagnosticados con el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).
De esos 900 casos, alrededor de 250 menores de edad padecen la enfermedad y en la mayoría la transmisión fue por la vía vertical, es decir, los niños recibieron el virus de sus madres infectadas.
Sin embargo, la transmisión vertical ha ido disminuyendo con los años. “De 158 embarazos con madres infectadas de VIH en el país, solamente tuvimos cuatro niños con el diagnóstico positivo”, apunta Magda Chávez, especialista en pediatría de este servicio integral.
En el CAI se concentran los esfuerzos de especialistas en enfermedades infecciosas, odontólogas, médicos generales especializados en el manejo de paciente con VIH/SIDA, enfermeras profesionales universitarias y otras auxiliares, doctoras en farmacia, trabajadoras sociales que manejan los aspectos socioeconómicos, una psicóloga que atiende a adultos y a niños.
En total, son veinte personas brindando una atención multidisciplinaria y con un enfoque holístico a los pacientes con esas enfermedades en el Distrito Central y zonas aledañas. Cabe destacar que el CAI-HEU es uno en una red de 52 centros a nivel nacional.
“En estos momentos tenemos alrededor de 900 pacientes bajo control, de los cuales alrededor de 130-150 son niños, menores de 18 años. En ese grupo hay adolescentes, pero la mayoría son menores de 10 años que fueron captados en su momento como resultado de transmisión vertical de madre a niño”, explica Efraín Bú, encargado del CAI.
fb_img_1481122016897
La amplitud de servicios aspira a garantizar la integralidad del enfoque en las poblaciones afectadas. Además, este centro ha trabajado por catorce años en el HEU. “Desde entonces manejamos población adulta y de niños infectados con el VIH, dándoles también el tratamiento antirretroviral con las medicinas especiales para ellos, que fueron introducidos al país entre los años 2001 y 2002”.
Bú y Magda Chávez, pediatra del CAI, afirman que el pilar de la atención al paciente con VIH es su constancia en el chequeo médico y el tratamiento.
“Con los tratamientos existentes, (el VIH) dejó de ser fatal para convertirse en una enfermedad crónica que se puede controlar con medicamentos. Cuando el paciente cuenta con más información objetiva, de base científica, pues tiende mejor a digerir esa información y se vuelve colaborador, pero eso pasa por un proceso educativo a través de un sistema de enfermería que maneja todos estos centros de atención integral”, puntualiza Bú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *