El corazón de Honduras está listo para el Honduras Birding for Conservation Tours

El corazón de Honduras está listo con su belleza natural para contribuir al éxito del Honduras Birding for Conservation Tours (Primer Tour de Observación de Aves) que reunirá a 50 avituristas del Reino Unido, Sudáfrica y Estados Unidos, del 4 al 13 de noviembre próximo.

El Parque Nacional Cerro Azul Meámbar (Panacam), entre los departamentos de Comayagua y Cortés el Parque Arqueológico Los Naranjos, a orillas del Lago de Yojoa, y el Bosque Nublado que se sitúa en el Parque Nacional Santa Bárbara, ofrecerán más de 800 aves que se pueden avistar en el país, por estar en un lugar estratégico en el continente pues permite la convergencia de pájaros que vienen de Sudamérica hacia Norteamérica y viceversa.

Estos tres parques, así como los de Copán Ruinas y Pico Bonito, éste en el departamento de Atlántida, han sido seleccionados estratégicamente por el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández bajo el programa Marca País Honduras con el objetivo de promover el aviturismo como un atractivo más del turismo hondureño.

Con esta iniciativa el Gobierno busca promocionar a Honduras como destino para esta actividad y aprovechar que, según las estadísticas, existen 240 millones de avituristas en todo el mundo.

Asimismo, está comprobado que el rubro del avistamiento de aves es una actividad que crece más en Estados Unidos y Europa y que Honduras es un lugar idóneo para la convivencia de quienes disfrutan la vida y entorno donde se desenvuelven los pájaros.

Aunque para el Honduras Birding for Conservation Tours de noviembre se han escogido los Parques Nacionales de Pico Bonito, Copán Ruinas y Panacam (que en este caso incluye Los Naranjos y Parque Nacional Santa Bárbara), en el país existen siete regiones priorizadas para el avistamiento de aves las otras cuatro son: Choluteca, La Tigra, El Zamorano y Marcala.

En busca del quetzal y el colibrí fantástico
Durante los nueve días que dure el Honduras Brideing for Conservation Tours, los 50 avituristas, divididos en cinco grupos de diez, visitarán en la zona central el Bosque Nublado en busca del atractivo quetzal y el Magnificent Humminggbird (Colibrí Magnífico).

Para acceder a este hermoso lugar, considerado el segundo punto más alto del país y la montaña más antigua de Honduras, se necesita un guía y en el lugar se puede contratar los servicios de Leonel Erazo Chávez, quien conoce los senderos como la palma de su mano.

El lugar es difícil del transitar porque se mantiene como una montaña virgen, visitada por los amantes de la naturaleza, en su mayoría extranjeros, para quienes el lodo y los senderos ascendentes no son obstáculo en su deseo de poder escuchar el canto y tomarle una fotografía al quetzal y al colibrí magnífico, así como a las otras especies de aves que allí pernoctan.

En el Bosque Nublado apenas ingresan los rayos del sol y la obligación de los avituristas es mantener su mirada hacia las copas de los árboles, que superan los 50 metros de altura, en busca de aves.

En uno de los tantos senderos se puede tocar el árbol sopoyolo con mil años de vida y que está en período de extinción, según lo cuenta Leonel Erazo.

“A pesar que el quetzal es el ave nacional de Guatemala, la alimentación y el clima del Bosque Nublado lo atrae y se han avistado hasta 17 parejas en un mismo árbol en los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero”, relata don Leonel.

Asimismo, agrega que los visitantes nacionales y extranjeros también pueden disfrutar de un tour de orquídeas, pues estas flores embellecen el Bosque Nublado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *